Presión arterial 70 43

La presión arterial, también conocida como tensión arterial o presión sanguínea consta de dos valores, la presión sistólica y la presión diastólica. La sistólica indica la fuerza que ejerce la sangre al circular por las arterias durante el latido del corazón y en cambio la diastólica nos da el valor entre latido y latido (cuando el corazón descansa).

La Organización Mundial de la Salud, tiene un sistema para conocer el estado de nuestra presión arterial en función de los valores que obtengamos con el tensiómetro. A continuación te ofrecemos los resultados para tu presión sanguínea:

Presión Sistólica: Con un valor de 70 mm Hg tu resultado es: Hipotensión.

Presión Diastólica: Con un valor de 43 mm Hg tu resultado es: Hipotensión.

Tu presión diferencial:

Su presión diferencial es 27. La presión diferencial o presión del pulso es el resultado de restar el valor de la sistólica menos el de la diastólica. En tu caso, restariamos 70 menos 43 y por ello nos da el resultado de 27.

La presión diferencial normal y dentro de lo saludable es cuando obtenemos un valor de 40. Una presión de pulso por encima de 40 no es un buen indicativo y ya si el valor es por encima de 60 podría ser un indicativo de riesgo de enfermedad cardiovascular en personas mayores.

La presión sanguínea óptima:

Se considera que la presión arterial de una persona es óptima cuando tiene unos valores de 120/80. Por lo que en tu caso, al tener una presión sistólica de 70 deberás aumentar 50 mm Hg para llegar al valor óptimo.

En cuanto a la diastólica, tu valor, al ser 43, deberás aumentar 37 milímetros de mercurio para conseguir el valor óptimo y recomendado de 80.